| |

De León a San Salvador

Decidimos hacer esta pequeña parada en nuestro viaje en El Salvador, para poder ver las excavaciones del único poblado maya visitable; no podíamos pasar por allí sin detenernos para verlo.  Me costó un poco convencer a Jose, pero me vio tan entusiasmada que al final accedió a que pasáramos una noche en San Salvador, y emplear mediodía en la visita, para después continuar nuestro camino a Guatemala.

En la frontera del Salvador, apunto de revisar mi mochila.
En la frontera de El Salvador, apunto de revisar mi mochila.

Fuimos  con la compañía mexicana King Quality porque ofrece un buen servicio de autobuses entre México y todas las ciudades de Centroamérica. El trayecto hasta la frontera nicaragüense me pareció más rápido. Nos hicieron bajar con nuestro equipaje, una vez pasado el control subimos de nuevo al autobús y ya en la frontera salvadoreña los empleados del bus recogieron todos los pasaportes y nos dijeron que nos esperáramos arriba.

Sólo estuvimos media hora esperando mientras la policía registraba todo el autobús en busca de drogas, después subieron dos policías armados y nos fueron devolviendo uno a uno a todas las personas los pasaportes.

El bus de mexicana KinQualy, ofrece un bien servicio, rápido y cómodo.
El autobús de mexicana King Quality, ofrece un buen servicio, rápido y cómodo.

Finalizados los tramites continuamos camino por la carretera Panamericana, la principal vía de entrada de Latinoamérica hacia los Estados Unidos.

Desde la ventana del bus observábamos como absolutamente todos los negocios estaban custodiados por guardias armados con «escopetas», la verdad es que daba algo de miedo, pero cuando llevas un tiempo te acostumbras, es muy disuasorio…

Guardia de seguridad.
Guardia de seguridad.
🏙️ Te dejo aquí un enlace para reservar una excursión guiada de medio día por las calles coloniales y monumentos de San Salvador. A través de él contribuyes al mantenimiento de mi blog y no tiene ningún coste adicional para ti:
Reserva aquí tu excursión guiada por la ciudad de San Salvador

Llegamos completamente de noche a San Salvador.  y para llegar hasta nuestro hotel hicimos que nos pidieran un taxi en la recepción de la estación de autobuses y no salimos a la calle hasta que llegó.

Tomamos el taxi más que nada porque es más seguro, ya era de noche, y San Salvador por la noche puede ser muy peligrosa.

De camino al Hotel Villa Florencia Centro para nuestro asombro el taxista iba saltándose los semáforos en rojo: hacía un «ceda el paso» y no se detenía. Se nos pusieron de corbatita y no entendíamos nada.

El taxista se dio cuenta de que estábamos incómodos, mientras teníamos con el una conversación trivial él nos hablaba con normalidad, al ver que nuestra incomodidad subía por momentos… nos dijo que por la noche era muy peligroso detenerse porque podías ser asaltado; de hecho nos contó que a su hermano le habían robado el coche en una parada de semáforo unos meses antes.

El hotel Villa Florencia en San Salvador.
El Hotel Villa Florencia en San Salvador.

Al llegar al hotel tuvimos que atravesar dos puertas enrejadas y cerradas bajo llave para llegar a la recepción, era como si entráramos a una cárcel. De allí a la habitación y a dormir, al día siguiente nos esperaba una de las visitas que más ilusión me hacía: el Patrimonio de la Humanidad de Joya de Cerén, la llamada “La Pompeya Maya”.

El hotel por dentro es muy bonito, la típica casa colonial ajardinada y esta muy cerca de la estación de autobuses.

Deseo haberte hecho pasar un rato agradable de lectura y si quiere que continúes leyendo el siguiente articulo donde visitamos Joya de Cerén «La Pompeya Maya» Patrimonio de la Humanidad. Me encantó.

Si quieres comentar o hacer alguna aportación, será muy bienvenida.

¡Gracias y felices viajes!

Puedes encontrar aquí tu alojamiento en San Salvador y de paso contribuir al mantenimiento de mi blog para pueda seguir creando contenido:
Booking.com

Notas viajeras

La moneda en El Salvador es el dólar americano.

La ciudad por la noche puede ser muy peligrosa, pero por el día en ningún momento sentí miedo, todo lo contrario, me sentí muy cuidada por las salvadoreñas. Como en cualquier gran ciudad grande que no se conoce, la mejor compañía es el sentido común.

En el siguiente enlace encontrarás actividades que puedes hacer en San Salvador y alrededores. A través de ellas contribuyes al mantenimiento de mi blog y sin ningún coste adicional por tu parte:

Mapa interactivo

Suscripción

Suscríbete gratis a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas...



Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *