Rumanía

Rumanía siempre me ha llamado la atención, a pesar de no ser un destino muy turístico.

Tradicionalmente Rumanía es considerado como país de la Europa del Este y lo cierto es que pertenece a la Europa Central, con una historia reciente algo convulsa marcada por la dictadura genocida de Nicolae Ceaușescu que reinó durante 24 años, y que literalmente mató de hambre a su pueblo.

Piața Unirii Bucarest

Piața Unirii, Bucarest

A día de hoy Bucarest, la capital de Rumanía, aun tiene muchos de los enormes edificios, moles de hormigón que se construyeron durante la República Socialista de Rumanía. Los delirios de grandeza de Nicolae Ceaușescu obligaron a familias traídas desde el entorno rural a poblar la capital de Bucarest.

Lo irónico es que muchos de estos edificios socialistas, tienen ahora anuncios publicitarios capitalistas de muchas marcas internacionales.

Monasterio de Stavropoleos, Bucarest. Rumania.

Monasterio de Stavropoleos, Bucarest. Rumania.

He leído y he visto en diferentes video-vlogs que la ciudad de Bucarest no tiene ningún interés, algo que desde mi punto de vista no es verdad. Cierto es que sus tesoros no se ven a primera vista. Aunque se demolieron muchos de los edificios históricos en la época de la dictadura, aun hoy en día por las calles de Bucarest se pueden encontrar verdaderos tesoros como el Monasterio de Stavropoleos, el Ateneo Rumano, la Nueva Iglesia de San Jorge, pasar la mañana o la tarde en el Museo Satului, sólo por nombrar algunos lugares menos visitados.

Brasov, Transilvania.

Brasov, Transilvania.

En los reportajes turísticos que había visto se mostraban bonitas ciudades medievales e iglesias impresionantes, también hermosos paisajes y la forma de vida de la Rumanía profunda todavía anclada en el pasado y en las tradiciones. Todo ello despertaba mi curiosidad y la convertía en un buen destino.

Rumanía es mucho más que el Castillo de Bran situado en su corazón, en concreto en la región de Transilvania, castillo que inspiró la famosísima novela del conde Drácula escrita por Bram Stoker, como el hogar de uno de los personajes más fieros, pero que realmente es un héroe rumano que luchó contra los otomanos: Vlad Țepeș el Empalador.

El Castillo de Bran, Transilvania. Rumania

El turístico Castillo de Bran, Transilvania. Rumania

Siendo el noveno país más grande de la comunidad Europea, es evidente que tiene mucho que ofrecer al visitante y la convierte en un buen destino. Después de mi visita es casi seguro que volveré a visitarlo par seguir explorando.

Te dejo los artículos con fotografías, sugerencias viajeras y mucho más sobre algunos lugares de Rumanía 👇