Menu

Finalmente de la ciudad de Nápoles no vistamos casi nada ¡Nos faltaron por lo menos dos días! Nos fuimos con un grato recuerdo y con el firme propósito de volver a esta ciudad caótica, bulliciosa y amable ¡Y volvimos! La visitamos de nuevo Nápoles y un poco de la costa Malfitana, pero eso es una historia de otro viaje...

Seguir leyendo la bitácora...

Utilizamos la tarjeta de transporte del bono turístico de Campania Arte Card para ir al Parque Arqueológico de Pompeya. La parada de tren de "Pompeya ruinas" no es una estación de tren, es más bien un apeadero, antes de la de "Pompeya pueblo". Una vez se baja no hay pérdida ya que hay que seguir la calle llena de tenderetes hasta el final y a mano izquierda está la entrada de Porta Marina.

Seguir leyendo la bitácora...

Herculano (Ercolano en italiano) no era una ciudad de vacaciones como lo fue Pompeya, sino una ciudad comercial y residencial. En Herculano no hay circo o anfiteatro, ni tampoco grandes palacios, ni siquiera grandes templos. A mi me enamoró antes de conocerla y después mucho más. Posee mucho encanto y unos frescos con unos colores muy intensos con un realismo sorprendente, y me dio la impresión de que está mejor conservada que Pompeya.

Seguir leyendo la bitácora...

Se conoce la belleza, la cultura y las artes de Nápoles, pero pocos saben sobre la apasionante historia del subsuelo napolitano. Desde hace unos años, gracias a la obra de la Asociación Napoli Sotterranea, y su labor en la restauración del subsuelo, hoy conocemos más de su historia.

Seguir leyendo la bitácora...