Menu

África, Marrakech, Marruecos

El Museo de Marrakech

El Museo de Marrakech es en realidad un precioso y enorme riad: un palacio construido a finales del siglo XIX de estilo marroquí. Hoy en día prácticamente en todas las capitales imperiales de Marruecos hay muchos de estos palacios que han sido rehabilitados y convertidos en hospedaje para el turista. Los hay para todos los bolsillos, evidentemente cuanto más grande o lujoso… más caro. Un riad está dentro de la medina, en la ciudad antigua. Tiene en un patio central, normalmente con una fuente o piscina en el centro, con plantas y árboles frutales.

Las habitaciones que rodean el patio

Las habitaciones que rodean el patio

Al ser habilitado el palacio Mnebhi como museo, no queda ni rastro de las cocinas, caballerías o el bonito jardín con arboles frutales. El patio abierto lo cubrieron con lonas para poder celebrar eventos.

UN POCO DE HISTORIA

Bonito techo.

Bonito techo.

El palacio Mnebhi fue construido a finales del siglo XIX, sin reparar en gastos, por el gran visir del sultan Moulay Abdelaziz: Mehdi Mnebhi, quien fue ministro de defensa y embajador en Alemania e Inglaterra. El sultán Moulay Abdelaziz pasó a la historia por vaciar las arcas del estado con sus despilfarros, facilitando la colonización europea.

Lampara marroquí.

Lampara marroquí.

En 1941 el Palacio Menebhi lo heredó su yerno Thami El Glaoui, quien se autodenominó Pachá de Marrakech, y lo saqueó antes de la independencia de Marruecos en el 1956, cuando el palacio iba a pasar a ser una propiedad del Estado. El protectorado francés fue entre 1912 y 1956.

También se convirtió en la primera escuela para niñas en Marrakech en los años 60. Después, no sé cuándo… fue abandonado y cayó en el olvido. Su estado de conservación se deterioró gradualmente y estuvo cerrado durante varios años, hasta que lo restauró el empresario y coleccionista Omar Benjelloun.

Omar Benjelloun, aparte de restaurar el Palacio Mnebhi, desde 1997 lo convirtió en museo. Dentro se exponen las colecciones privadas de toda su vida. También fue quien rehabilitó la madrasa Ben Youssef y la Qubba Almorávide.

La visita al Museo de Marrakech

El patio del museo de Marrakech

El patio del museo de Marrakech

El Museo de Marrakech (el palacio Menebhi), está considerado como uno de los mejores ejemplos de la arquitectura de los Almorávides.

Restaurado por el empresario Omar Benjelloun, lo gestiona la fundación Omar Benjelloun.

La lampara central de cobre del bonito patio

La lámpara central de cobre del bonito patio

Habitación donde se expone

Habitación donde se expone

Habitación donde se expone.

Habitación donde se expone.

Habitación donde se expone

Habitación donde se expone

En el interior podemos ver arte contemporáneo marroquí, y también la colección privada de este señor, así como documentos históricos, objetos arqueológicos y etnográficos. Sobre todo objetos bereberes: monturas, fusiles, dagas, alfombras, vestidos, vajillas, joyas, monedas islámicas, desde el siglo VIII al XX, grabados originales entre los siglos XVI y el XX, caligrafías moras de los siglos IX al XIX, fotografías, también objetos judíos y un largo etcétera.

En el gran patio hay una lámpara enorme que no pasa desapercibida con sus 5 metros de diámetro y sus 1200 kg., está en el centro del patio con tres pilas de mármol. Alrededor del gran patio se encuentran las habitaciones donde se exponen las colecciones temporales y la privada de Omar Benjelloun. Las ventanas son de madera tallada, con unos marcos muy bonitos. Los alicatados zellij están en paredes y suelos. ¡Son preciosos!

CONCLUSIONES DESPUÉS DE MI VISITA

Dagas expuestas en la vitrina.

Dagas expuestas en la vitrina.

Una de las monturas

Una de las monturas

Bonita puerta

Bonita puerta

Bonita puerta

Bonita puerta

Fui al museo de Marrakech sabiendo antes de la visita, que las criticas no eran muy buenas… Sí, se hablaba muy bien de lo bonito que es el palacio, que merecía la pena la visita; y referente al museo comentaban que era flojito. Tal como era de preveer con la visita al museo, coincidí con el pronostico de la mayoría, sin quitarle mérito a su contenido, no me gustó demasiado la manera como estaban expuestos los objetos, como en los tiempos de María Castaña, eso sí, expuestos en bonitas vitrinas de cedro. La exposición no me llamó excesivamente la antencion, posiblemente fuese porque yo tampoco supe apreciar su valor.

¡En muchos aspectos en la medina me sentía que formaba parte de un Belén! Una gran mayoría de personas vestían igual a excepción de los turistas, y muchos jóvenes vestían con chándal, camisetas de clubs de fútbol españoles y gorras.

Fuimos porque la entrada la teníamos conjunta con la madrasa, y la verdad es que estuvimos muy poco tiempo… Referente al Museo de Marrakech, como museo no me gustó mucho, el edificio en si, bueno, tiene una lampara en su patio monumental, literalmente.

 

 

Deseo haberte hecho pasar un rato agradable de lectura y si quieres hacer algún comentario o aportación, será bienvenido.

¡Gracias y felices viajes!

 

NOTAS VIAJERAS

Museo de Marrakech página web en francés (pinchar aquí)

  • En Marrakech y en todo Marruecos, no encontré termino medio: o bien me encontré a personas muy amables y serviciales o muy desagradables, agresivas y maleducadas.
  • En general, si te acompañan a una dirección, se entra a algún espacio o reciento cerrado… te exigirán que les des dinero por el servicio… Los favores, no son favores… son más bien servios, y aceptarlos implica que van acompañados de propina. Si en el supuesto servicio interviene más de una persona, les tendrás que abonar a cada uno de lo supuestos benefactores. Y casi siempre, les parece poco,  y ten por seguro que te presionarán para que les des más, llegando incluso al insulto!
  • Las personas de mediana edad, suelen ser amables y si les preguntas alguna dirección, por lo general, te indican mejor que las más jóvenes buscavidas, que abordan al turista.
  • Luego hay una legión de jóvenes fumetas buscavidas. Van uniformados… con pantalón de chándal, zapatillas de marca y camiseta futbolera de equipos españoles. Se te pegan como lapas y no paran hasta saber de dónde eres hablándote en varios idiomas… ¡Pasas a ser tu amiguito del alma! Lo mejor es huir de ellos como de la peste… y si la cosa se pone chunga gritar ¡Policía!
  • Si se necesita preguntar, mejor a los dueños de los negocios, a personas de mediana edad o mayores que estén ocupadas y sea evidente que no pueden dejar su actividad, para acompañarte. Si te adosan a alguien… te cobrará por el servicio de acompañamiento al lugar.

 

MAPA INTERACTIVO

 

SUSCRIPCIÓN

Suscríbete a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas...



Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.