Menu

Fuimos al Parque Nacional de Cahuita, con las aletas y gafas acuáticas bajo el brazo, aunque de nada nos sirvieron puesto que está terminantemente prohibido entrar en el agua sin ir acompañado de un monitor, debido a las fuertes corrientes. De hecho no haba nadie en el agua.

Seguir leyendo la bitácora...