Menu

África, Marruecos

Visitar el Palacio El Badi

El palacio El Badi de Marrakech dicen que el más lujoso y grandioso jamás visto, pero hoy sólo queda la historia de lo que fue y poder visitar sus restos.

Llegar al palacio es fácil, está cerca de la Plaza Jemaa el Fna y dicen que era el palacio más lujoso y grandioso jamás visto, de hecho su nombre traducido es El Incomparable. El palacio con sus 360 habitaciones, fuentes y hermosos jardines, fue considerado uno de los más hermosos.

Naranjos El Badi

Pórticos El BadiDe este palacio saadí aparte de la historia de lo que fue, sólo queda su esqueleto.

En sus muros se observa claramente el espolio al que fue sometido. Dicen las crónicas que durante diez años el sultán alauí Moulay Ismaíl (que ha pasado a la historia por ser el sultán más cruel de Marruecos), lo expolió para construir la ciudad imperial de Meknès y después lo mando a destruir.

El Badi Koutubia

La enorme explanada de El Badi con la Koutubia de fondo

 

 

Lo que se ve al entrar por una pequeña puerta es: un enorme patio central, con un estanque y piscinas con naranjos en su interior. No se puede entran por la gran mayoría de las puertas. Sólo se puede acceder al museo, a una sala en la que no hay nada, y bajando por una escalera a los restos de los pequeños jardines que daban a las habitaciones. El suelo está a diferentes niveles.

Los azulejos del suelo son los originales y pertenecen al patio que comunicaba las habitaciones.

Patios interiores El Badi

Las habitaciones daban a patios con fuentes

Si se han visitado las Tumbas Saadíes (pulsar aquí), tan bellamente decoradas, se puede hacer una idea de lo que pudo ser en su día esta gran extensión.

Pabellón de Cristal El Badi

Los restos del Pabellón de Cristal

Historia de El Badi

Como nota curiosa El Badi, es una de las 99 formas en la que se puede decir Alá.

El palacio fue construido en el siglo XVI por el sultán saadí Ahmed al-Mansour. Su padre fue Mohammed ash-Sheikh, el primer sultán saadí de Marruecos. Saadi Ahmed al-Mansour fue el quinto hijo. Tras la muerte de su hermano el sultan Abd al-Malik, en la batalla de los Tres Reinos, Ahmed al-Mansour fue proclamado sultán.

Tras vencer en la batalla, con el dinero que le dieron los portugueses para pagar el rescate de los nobles que fueron capturados en la batalla, fue construido el palacio El Badi. Se tardó 25 años en construir el palacio con sus 360 habitaciones y hermosos jardines, con los mejores artesanos de todo el país. Las paredes y techos fueron revestidas con mosaicos, estucos y pan de oro de Sudán. Se utilizaron los mejores materiales: mármol de Carrara, granito irlandés, ónice de la India, y los muebles fueron traídos de China.

Alcantarillado El Badi

Una de las pocas salas que se puede visitar y donde gracias a que el suelo esta tan desigual, se aprecia el alcantarillado.

Restos del alcantarillado

Restos del alcantarillado

Restos del alcantarillado de El Badi

Restos del alcantarillado

Tras el despilfarro que supuso la construcción del palacio y el coste de su numeroso y poderoso ejército, para seguir manteniendo y expandiendo el sultanato tuvo que negociar con Europa para llenar sus arcas con el comercio de esclavos y el peaje del oro de Mali a través del Sahara.

 
 
 

El sultán saadí Ahmed al-Mansour

Cigüeñas El Badi

Los muros esta cubiertos de nidos de cigüeñas

Ha pasado a la historia por ser el sexto sultan saadi y el más famoso, en una época en la que la posición estratégica de Marruecos facilitó los negocios con Europa. Fue una persona formada y respetado en el Renacimiento, e impidió con sus negaciones que los otomanos conquistaran Marruecos. Está enterrado en el mausoleo de las Tumbas Saadíes.

 
 

EL Minbar de la Koutubia

Acceso Museo El Badi

La puerta del fondo es la del museo

Museo El Badi

Lo que hay fotografiado es lo que se puede ver dentro del museo.

Si se quiere visitar este mini-museo se ha de pagar una entrada aparte, y no te permiten hacer fotos.

El Minbar es un púlpito móvil, donde el imán da el sermón y ora.

Fue utilizado en la Koutubia hasta 1962, los viernes se sacaba al exterior donde el imán subía tan sólo dos peldaños y daba su sermón.

El Minbar se hizo en Córdoba (España) y está considerado una obra de arte.

 


NOTAS VIAJERAS

  • No hay mucho que ver, eso no significa que sugiera que no se visite, solamente informo…
  • En todas las guías se aconseja la visita a esta gran extensión, que se ve en menos de una hora.
  • Se celebran conciertos y festivales; en junio se celebra aquí el festival del folclore marroquí.
  • Pagina oficial de turismo de Marruecos (pulsar aquí)

 

Suscríbete a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas:

 

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.