Menu

Europa, Italia

Pasar una tarde en Milán

La llegada con Vueling a Milán fue antes de la hora prevista, cogimos el tren del aeropuerto de Malpensa a la ciudad para pasar una tarde en Milán (que aunque es más caro que el autobús, es más puntual y rápido) y después el metro que nos llevó al centro.

Castello Sforzesco

Castello Sforzesco (Castillo de los Sforza)

Después cogimos el autobús turístico City Sightseeing Milán. Soy una fan de estos buses, porque te permite tener otra perspectiva fotográfica desde el piso de arriba y además te explican un poco de su historia en el trayecto.

Basílica de San Lorenzo

Basílica de San Lorenzo

El ticket es de 24 h. a partir del primer trayecto. Están bien si se dispone de poco tiempo, porque te llevas una panorámica de la ciudad; si se tiene algo más de tiempo te permite bajar y volver a subir en las paradas de los monumentos o lugares más importantes.

Teatro de La Scala

El famoso Teatro de La Scala de Milán

Después de la vuelta entramos en la Catedral, el famoso Duomo de Milano, que es grandiosa por el exterior con sus espectaculares torres de aguja, pero por dentro casi vacía y algo triste y oscura.

Catedral Duomo de Milan

La espectacular Catedral de Milán

Galería Vittorio Emanuele de Milán

La Galería Vittorio Emanuele de Milán

También entramos en la Galería Vittorio Emanuele II, que está en la misma Piazza del Duomo.

La Galería es impresionante, me gustó mucho. Sin querer la vista se te va al impresionante techado acristalado, donde no falta ninguna de las grandes marcas y bonitos restaurantes, cafeterías, etc.

La Estación Central de Milán es una de las principales estaciones ferroviarias de Europa, allí compramos la cena en un puesto grande de comida para llevar dentro de la misma estación. La idea era cenar en el tren de camino a Génova.

La estación de tren, Milano Centrale

La estación de tren, Milano Centrale

Por cierto, junto a los bocadillos pedimos una típica albóndiga grande de carne, luego al abrirlo en el tren encontramos que nos la cambiaron por una bola de papel… El viaje lo hicimos en un tren IC-Plus, de 18:10 a 19:44 (2,6 h. de trayecto) de Milano Centrale hacia Génova, con un “retardo” de 45 minutos.

¡Eran ciertas las advertencias! ¡Pero estábamos en el norte y no en el sur, donde decían que era peor!

Milán es una gran ciudad con algunos monumentos, restos de su antigua muralla, muchas tiendas, y poco más. ¡Que no se ofenda nadie! A mí no me gustó, pero pienso darle una segunda oportunidad en un futuro. 

Nos quedamos con mucha hambre y a la llegada a Génova, después de dejar la maleta en la habitación, nos fuimos a unos chinos a cenar, luego dimos una pequeña vuelta y nos fuimos a dormir al Hotel Europa.

 

NOTAS VIAJERAS

Mi aprendizaje del día es: ¡No mostrar prisa en las compras (aunque se tenga), y comprobar la compra!.

 

MAPA INTERACTIVO

 

SUSCRIPCIÓN

Suscríbete a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas...



2 comentarios

  1. Elvira

    Tengo entendido que se puede caminar por los tejados de la Catedral y creo que puede ser una experiencia espectacular andar entre un imponente bosque de pináculos. Algún día visitaré el Duomo y podré intercambiar opiniones contigo. Un saludo cariñoso.

  2. labitacora

    Espero que si y que hagáis mil fotos.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.