Menu

El autobús nos dejó en la puerta de la urbanización donde vive mi amiga, ya que le dijimos al revisor a qué número íbamos de la carretera de Masaya, y nos paró en la misma entrada, algo impensable en España ya que las paradas están establecidas. Carolina nos recibió con gran alegría, después de comer nos […]

Seguir leyendo la bitácora...