Menu

El taxi nos llevó a la estación de autobús, y  nos dejó enfrente del que nos llevaría hasta Chichicastenango. Antes de poner los dos pies en el suelo, nuestro equipaje iba por los aires hasta terminar en la baca del chicken bus. Esta vez estábamos tranquilos, sabíamos que nuestro equipaje estaba en buenas manos, y como ya […]

Sigue leyendo...