Menu

Europa, Italia

Panorama Romano (17 días en Italia 12)

 Roma es una ciudad muy grande y para ver los principales monumentos se necesitan varios días, porque no todas las atracciones turísticas están en el centro y luego tenemos que prever  las interminables colas…  Yo recomiendo verla a pie, que es como mejor se disfruta una ciudad, a menos que se desee ver algo que esté en la periferia como las Termas, la Pirámide, San Pedro, etc.

Primer día en Roma

En el Domus Aurea (casa dorada), que fue construido por Nerón, toda la arquitectura del palacio parece que fue concebida para simbolizar el Sol. Los frescos de las grutas subterráneas del Domus que representaban escenas mitológicas, fueron llamados “grotescos”. Se sabe que los artistas del Renacimiento como Miguel Ángel o Rafael, entre otros, llegaron a bajar con cuerdas para admirar las delicadas decoraciones pictóricas, e inspirarse.

Llegamos a Roma, como no podía ser de otra manera, con un retraso de casi dos horas. Una vez en Roma salimos hacia donde teníamos reservada la habitación para poder dejar las maletas e ir al Domus Aurea. Las entradas las habíamos  comprado tres meses antes por Internet para ese mismo día a las 12 h. En teoría, disponíamos de tres horas largas de margen desde nuestra llegada prevista, y ademas esta muy cerca de nuestro hospedaje.

El primer error fue no avisar de nuestra llegada en el B&B Bed In Art, via In Selci 63 (ya no existe) pues al llegar no había nadie. Después de una hora intentando comunicar con ellos, optamos a las 11,30 h. por irnos con las maletas al Domus Aurea.

Cargados con nuestro equipaje nos dispusimos a buscar el Palacio de Nerón “El Domus Aurea“. Pronto descubrimos el porqué a Roma se la llama la ciudad de las siete colinas…

Pregunté y me indicaron que estaba abajo, después de bajar y al no encontrarlo, Jose se empeñó que estaba arriba según su mapa, teníamos que subir y rápido; después de una pequeña discusión accedí a subir ¡Otra vez arriba a toda velocidad con las maletas!

De nuevo arriba casi con la lengua en el suelo no lo encontrábamos, así que pregunté de nuevo y me volvieron a indicar que estaba abajo… ¡Y otra vez para abajo ya con dificultad para respirar!

Finalmente conseguimos encontrar la entrada, después de dejar las maletas a recaudo del guardia y con el casco de obrero que nos obligaron a ponernos en la cabeza, entramos con la sesión guiada casi finalizada.

Me intriga Nerón, en verdad poco se sabe de él y hay mucha controversia. Mientras unos autores afirman que no fue él quien quemó Roma sino que fueron sus enemigos para culparle y así derrocarle, otros dicen que Nerón fue un emperador muy culto y bondadoso, y un genio que manejaba casi todas las artes. Otros expertos dicen que fue un emperador despótico y cruel, que es lo que ha transcendido de él hasta nuestros días. ¡Su vida sigue siendo un enigma!

Me quedé algo decepcionada con nuestra visita, la mitad de las salas no eran visitables y en las otras cuanto apenas se podía distinguir algo. Tengo entendiendo que ahora hay más salas abiertas que cuando yo fui.

Después de la visita y pasar por el B&B, cogimos el bus turístico en el que empleamos el resto de la tarde. Por la noche nos dimos una pequeña vuelta por las cercanías del Coliseo. Por cierto, cuando estábamos viendo la Bocca della Veritá se detuvo un momento un autobús lleno de turistas que rápidamente se apelotonaron en las ventanillas que daba a la Bocca. A Jose y a mí se nos escaparon unas  risas, y nos acordamos de nuestros cautos y paranoicos conocidos que nos aconsejaron realizar un circuito seguro…. Mientras ellos apenas la vieron de pasada, nosotros la vimos bien vista y sacamos unas cuantas fotos.

75_IMG_0698

La Bocca della Veritá

 Segundo día en Roma

Aunque nos levantamos temprano no pudimos aprovechar mucho el tiempo. Lo primero que hicimos fue comprar el bono turístico Roma&Più Pass (Ver reseña), y después de dejar la ropa en la lavandería nos fuimos a dar una vuelta. Nos sorprendió como las ruinas forman parte de la ciudad, integradas en ella, nos resultó insólito que no las hayan expoliado o utilizado como cantera para la construcción de otros edificios como ha ocurrido lamentablemente en España.

En Roma hay toda una cultura del agua, hay botellines de agua que cuestan más del doble que cuesta un refresco. Hoy en día, aunque parezca mentira, las fuentes no son sólo decorativas, siguen siendo abastecidas por acueductos. Se bebe de las fuentes, y a algunas fuentes se les otorgan poderes.

En la Porta Maggiore se puede ver el cruce de ocho acueductos: Aqua Felice que abastece el centro de Roma, Aqua Vergine en la zona del Quirinale donde se hayan la Fontana de Trevi, della Barcaccia, Fontana del Moro e Quattro Fium, etc., Aqua Paolo que abastece a la Isola Tiveria y al Ghetto, y Aqua Arcia que abastece la zona…

Sólo visitamos algunas de las fuentes más famosas, o bien  por su estética o por lo que representaron en el momento de su construcción.

En la Piazza delle Republica se puede admirar la Fontana delle Naiadi, muy  cerca se encuentra en la Via del Quirinale la Fontana del Mose. En la Via Sixtina está la Fontana del Tritote, en Piazza Barberini las Fontana del Tritote y en un extremo la Fontana delle Api. Cerca se encuentra Quatro Fontane que le da nombre a la Vía. En la Piazza di Spagna se ubica la Fontana della Barcaccia; no muy lejos se encuentra la famosa Fontana de Trevi. A pocos metros en la Piazza Navona: Fontana del Moro e Quattro Fium.

 

04_IMG_0715

El Coliseo

Después de recoger la ropa se puso a llover, comimos pronto para aprovechar la menor afluencia durante la hora de la comida y visitar el Coliseo, alquilamos la audio-guía para poder disfrutar más aun del recinto. Jose se quedó profundamente impresionado por su grandeza. Es grandioso e impresionante, después de visitar la exposición del interior, paseamos casi solos, con pocos turistas y sin masificaciones, gracias al mal tiempo.

20_i00179

El Foro Romano

32_i00192 Muy cerca esta Il Palatino, con la misma entrada se accede al Foro Romano que fue en uno de los sitios donde yo más disfruté, a pesar de que no dejó de llover en ningún momento; pasear por su calzada creada hace milenios fue un lujazo, admirándolo se nos hizo de noche.

De allí nos fuimos a los Museos Capitolinos, donde en una de las salas capitulinas  me encontré con uno de los vigilantes más antipáticos 44_IMG_0718con diferencia, estuvo pegado a nosotros todo el tiempo mientras visitábamos las diferentes salas, intimidando hasta el extremo de amargarnos la visita, así que la visitamos más rápido y nos marchamos.

Ese día nos fuimos pronto a descansar, al día siguiente deseábamos visitar el Vaticano, y además, llovía mucho.

 NOTA: La gran mayoría de calles son de adoquines, con  desniveles y baches. Recomiendo utilizar un calzado cómodo que sujete bien el pie (zapatillas).

Roma&Più Pass es la tarjeta turística de Roma que nos ofrece descuentos y tarifas especiales para museos, eventos, exposiciones y servicios. Se puede comprar para dos o para tres días. Aparte de la propia tarjeta, incluye un mapa de la ciudad y una guía turística con la ubicación y los horarios de los diferentes museos; además, se añade un bono de transporte con la misma duración.

La tarjeta de descuentos y el bono de transporte empiezan a contabilizar a partir del primer uso, pero con la ventaja de que son independientes: se puede utilizar antes la de descuentos para ir a los museos cercanos y después la de trasporte, o al revés, ir primero con la de transporte a las atracciones gratuitas que nos queden más alejadas y dejar para más tarde lugares a visitar más céntricos con la de descuento. Mas información en: http://www.romapass.it/

2 comentarios

  1. María Teresa

    Muy interesante y muy útil , teniendo en cuenta tus experiencias!

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.