Menu

Europa, Experiencias, Italia

Nápoles subterránea

Después de una agradable travesía con el último ferry desde Capri, llegamos al puerto y tras tomar un bus a nuestro hotel, nos dimos una ducha rápida y nos fuimos pitando con el tiempo justo para la vista guiada de Napoli Sotterranea.

La entrada de Nápoles Subterránea.

La entrada de Nápoles Subterránea.

De camino compramos la cena en uno de los locales que nos vino de paso: cuatro croquetas sabrosísimas junto con dos arancini (una especie de albóndigas muy grandes de arroz y rellenas de carne) que nos comimos de camino en un banquito de piedra en una calle.

La guía tardó más de una hora en llegar, ya empezamos a acostumbrarnos con resignación a los “retardos”, no nos quedaba otra.

La primera sala al entrar, se puede ver que hay un pequeño vivero. Solo tenían iluminación, no se regaban, tenían suficiente con la humedad ambiente.

La primera sala al entrar, tras de mi se puede ver que hay un pequeño vivero. Solo tenían iluminación, no se regaban, tenían suficiente con la humedad ambiente.

Uno de los túneles estrechos.

Uno de los túneles estrechos.

Elegimos la visita guiada en italiano.

El grupo era de italianos a excepción de nosotros que eramos los únicos españoles. Nos costaba mucho entenderla, aunque hasta ese momento nos habíamos entendido con los italianos, sin ningún problema. Menos mal que había una chica napolitana en el grupo que hablaba un poco de español, y lo que no entendíamos se lo preguntábamos a ella, que por cierto, nos comentó que era de todos sabido que algunos túneles los utilizaba la camorra para su contrabando, y que algunos eran tan anchos como una carretera y podían circular hasta camiones.

La guía nos dijo que esta sala, era una antigua bodega de un convento.

La guía nos dijo que esta sala era una antigua bodega de un convento.

La visita duró una hora y media, fue muy interesante, los cambios de nivel eran constantes en todo el recorrido, unas veces íbamos por galerías amplias y otras veces íbamos por algunas muy estrechas.

Lo más divertido fue cuando nos dio un porta-velas a cada uno con una vela encendida y pasamos por varios pasillos muy estrechos con la iluminación de las velas. En ningún momento durante el recorrido miedo o claustrofobia, o algo parecido.

 Los restos de la pared del Teatro Greco-Romano.

Los restos de la pared del Teatro greco-romano.

La visita se completó con el Teatro Greco-Romano también en el subsuelo.

Finalizada la visita nos fuimos a dormir, al día siguiente que nos esperaba un largo día en el que teníamos previsto visitar Herculano y Pompeya.

Todo el mundo conoce las fabulosas bellezas de Nápoles, la cultura y las artes pero nadie sabe sobre la historia del subsuelo. Sólo desde hace unos años el interés de los napolitanos se ha acercado a esto, aunque todavía hoy en día no se conoce bastante. La obra de la Asociación Napoli Sotterranea, se ocupa del recuperación del subsuelo y por su valoración.

 

NOTAS E INFORMACIÓN VIAJERAS:

Web oficial de turismo de los monumentos de Nápoles (pincha aquí)

Enlace en español a la Tarjeta Turística Campania>arte card (pulsa aquí) 

Mapa de cómo llegar a Napoli Sotterranea (pulsar aquí) 

Correo electrónico a info@napolisotterranea.org

Horarios de salida de las excursiones en italiano y en inglés.

Horarios en italiano:
10.00-11.00-12.00-13.00 – 14.00-15.00-16.00 – 17.00-18.00
(jueves a las 21.00 sólo con reserva de un mínimo de 10 personas)
Excursiones en inglés:
10.00-12.00-14.00-16.00-18.00
(jueves a las 21.00 solo con reserva de un mínimo de 10 personas)

Un poco más de información: 

COPIA LITERAL DEL FOLLETO QUE NOS DIERON

El subsuelo de Nápoles nació junto a la ciudad y junto con ella creció y hoy podemos conocer su historia. Las primeras excavaciones subterráneas se remontan a hace 5000 años, casi al final de la prehistoria. Sucesivamente los griegos sacaron grandes cantidades de toba para edificar murallas y templos y escavaron muchas zonas para poder hacer ipogeos funerarios. Por ejemplo, la cantera griega que el espeleólogo Enzo Albertini, presidente de esta asociación, después de años de búsqueda subterránea volvió a llevar la luz, cerca de 40 metros de profundidad abajo del cemento de Santa Marie de Pianto. De esta mina los griegos sacaron todo el material de toba para edificar las fortificaciones de la Neapolis de siglo IV a C., y dejaron sobre las murallas, monogramas y grafitos iguales a los que se encontraron encima de la muralla en Piazza Bellini y Via Foria.

En la época del emperador Augusto, los romanos edificaron un acueducto grandioso y túneles: Cueva de Cocceio y Cueva de Seiano.

A principios de 1600 la ciudad era tan extendida que su viejo acueducto con sus muchas cisternas pluviales no eran suficientes. Asi que en 1629 el Conde Carmignano, napolitano muy rico, edificó un acueducto nuevo. A principios de 1900 se dejó de excavar en el subsuelo para el abastecimiento del agua, abandonando así una red de dos millones de metros cúbicos que atravesaba la ciudad.

El estallido de la Segunda Guerra Mundial y los bombarderos siguientes devolvieron importancia al subsuelo, cuyos túneles fueron utilizados como refugio antiaéreos. Ahora, parte de estas cavidades no es más accesible porque están obstruidas por desechos descargados abusivamente por los pozos que relacionaban el suelo con el subsuelo, ocultando así su enorme interés histórico-cultural.

 

 

 

4 comentarios

  1. Elvira

    Muy interesante toda la información que compartes.

  2. labitacora

    Gracias, espero que te sirva y si es posible que la amplíes….
    Un fuerte abrazo.

  3. Inmaculada

    Voy a visitar Napoles en breve y ha sido de mucha utilidad vuestra informacion!
    Gracias

    • La Bitácora

      ¡Gracias Inmaculada por tu comentario!
      Me alegra que te sirva mi articulo.
      Un cordial saludo y feliz viaje.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.