Menu

África, Marruecos

Los oasis y los khettaras

Un oasis es un terreno fértil en medio del desierto (terreno árido y generalmente rocoso), en Marruecos son mucho más abundantes de lo que yo imaginaba.

Hombres regando y trabajando en un oasis

Hombres regando y trabajando en un oasis

Labrador del Tafilalet, cerca de Erfud

Labrador del Tafilalet, cerca de Erfud

La definición según la Wikipedia de un oasis es: Un paraje de un desierto en el cual se pueden encontrar agua y vegetación.

La acequia de otro oasis, al este de marruecos.

La acequia de otro oasis, al este de Marruecos.

Suelen constituir porciones más o menos extensas de terrenos fertilizados por una fuente de agua en medio de los arenales. 

Regado por el goteo

Regado por el goteo

Según esta definición no se especifica cuanta agua tiene que haber, por lo tanto aunque ese agua de riego venga de un río, también seria un oasis si está rodeada de desierto.

Por lo tanto el Valle del Draa, el Valle de Dades, el Valle de Todrael Valle del Ziz con el oasis de Talifet (el segundo más grande de África), etc., todos los valles que nosotros visitamos, tienen en común que están a los pies del Atlas, rodeados de desiertos.

Pastor marroquí.

Pastor marroquí.

Personas a pie en el desierto

Personas a pie en el desierto

Es evidente la dureza en la vida de estas personas.

Es evidente la dureza de la vida de estas personas.

Lo bueno de viajar sin prisas es que los caminos y las carreteras te muestran la vida cotidiana de las personas, de los lugares que se visitan. Iba viendo pasar ante mis ojos desde la ventana indiscreta, con la accesibilidad que da viajar por las pistas o caminos con el 4×4.

El oasis de Tinerhir.

El oasis de Tinerhir.

El valle del Dades tiene pueblos tan bonitos como Boumalne Dades con su oasis.

Boumalne Dades y su oasis, (valle del Dades).

Vimos el modo de vida de aquellas personas, sintiéndome una privilegiada y de cierta manera de ser partícipe indirecta, al poder ver y fotografiar la parte menos turística del Marruecos más rural.

El agua es el bien más preciado en el desierto, que sostiene un fino equilibrio en los oasis, da de beber y riega a las huertas.

 El Sur y el Este de Marruecos está salpicado de grandes y pequeños oasis.

Los valles que visitamos están a los pies del Atlas, regados por ríos que dan nombre al valle, a los que según la definición de oasis, los podríamos considerar también como oasis… y a los que dedico varios artículos:

El Valle de las Rosas (ver aquí), el Valle del Draa (pinchar aquí), el Valle de Dades (aquí), el Valle de Todra con su impresionante garganta, (siguiente entrada).

En el valle de las Rosas

En el Valle de las Rosas

Las tribus bereberes del Atlas han sabido aprovechar los recursos del agua al máximo rotando los cultivos de frutas, verduras, cereales, etc. para no agotar la tierra y que siga produciendo.

En este pozo vimos a mujeres como rellenaban la garrafas de agua.

En este pozo vimos a mujeres como rellenaban la garrafas de agua.

Mujeres trabajando en el campo en Todra.

Mujeres trabajando en el campo en Todra.

Mujer trabajando en el campo

Mujer trabajando en el campo

Todos los bonitos valles y sus oasis, me hicieron sentir algo aventurera, como parte de uno de los mejores escenarios cinematográficos, tantas veces se han rodado en películas de aventuras los  desiertos y sus oasis.

Ver la vida tranquila y dura en el desierto, y los pequeños pozos o khettaras donde se extrae el agua que va a parar a las acequias y desde ellas al huerto, sin duda fue todo un privilegio.

¿Que es una khettara o qanat?

Imagen de la Wikipedia

Imagen de la Wikipedia

La definición de según la Wikipedia: Un qanat «En Marruecos: khitara o khettaras» es una infraestructura hidrogeológica para la captación de una capa de agua subterránea, su succión hacia el exterior y conducción por una o varias galerías de drenaje ligeramente inclinadas y dotadas de pozos verticales de acceso y aireación.

El final de la mina suele ser una cisterna, arca de registro o algún otro tipo de exsurgencia. Para las poblaciones de las regiones áridas o semiáridas, un «qanat» constituye todavía una fuente constante y estable de agua, independientemente de la estación, y permite, por ejemplo, la irrigación de cultivos agrícolas.

Pozos o khettaras en el valle del Zin

Pozos o khettaras en el Valle del Zin

Familia rellenando las garrafas de agua.

Familia rellenando las garrafas de agua.

Pozo cerca Imilchil

Pozo cerca Imilchil

La vida en los oasis se ha seguido mantenido durante generaciones.

Pozos o khettaras

Pozos o khettaras

Pozos o khettaras

Pozos o khettaras

Pozos o khettaras

Pozos o khettaras

El agua se extrae por una técnica que se llama khettara, en la que se drena los acuíferos con túneles y pozos.

La incorporación de motores para el riego que extraen mayor cantidad de agua, esta ocasionando grandes problemas y el gobierno marroquí ha tomado cartas en el asunto.

Algunos de estos khettaras han ido pasando de padres a hijos.

Los khettara son fáciles de identificar porque donde los hay suele haber una hilera de pozos.

Los pozos de visita de un qanat cerca de Erfoud.

Los pozos de visita de un qanat cerca de Erfoud.

CONCLUSIONES DESPUÉS DE LA VISITA

Los bonitos valles del Sur de Marruecos, si nos ceñimos a la definición, tendrían que llamarse también “oasis” en vez de “Valle” de tal o cual río. Lo que sí que está claro es que te invitan a soñar en ellos y sus kasbas, en las que hasta hace realmente poco, se han gestado desde conspiraciones palaciegas, nacimientos de dinastías, o simplemente sustento y comercio de las caravanas.

La visión del oasis resulta muy chocante, aunque se sepa que estás en el desierto, mi mente no acababa de concebir la visión de que donde hay agua hay vida, y donde no llega sólo hay la nada.

En las gargantas de Todra

En las gargantas de Todra

En realidad todos los valles están relativamente cerca, las agencias de viajes lo ofrecen como visita en tres o cuatro días como mucho, a no ser que se contraten marchas senderismo o alguna actividad parecida, se ven rápido por lo general. Lo que suelen ofrecer son panorámicas del lugar, alguno se ve con más profundidad… y a otra cosa mariposa!

Nosotros dedicamos un poco más de tiempo de lo habitual a contemplar estos bonitos valles y oasis más pequeños, en las que las soluciones para el riego eran diferentes. En algunos había goteo en el suelo, otros los vimos regar con mangueras, y otros tenían acequias y se regaba inundando el campo.

Fue una de las más gratas sorpresas del viaje porque no tenía ni idea de que serían tan hermosos y fascinantes a la vez. Ya conocía los oasis de Egipto, pero hay muy poca información sobre los oasis de Marruecos, y descubrirlos fue una sorpresa y una fiesta para la vista.

El impresionante oasis de palmeras

El impresionante oasis de palmeras

 

 

Espero haberte hecho viajar por el enigmático Sur de Marruecos y que hayas pasado un ratito agradable de lectura.

Si quieres hacer algún comentario o aportación, será bienvenido.

¡Gracias y felices viajes!

 

NOTAS VIAJERAS

 

MAPA INTERACTIVO

 

SUSCRIPCIÓN

Suscríbete gratis a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas...



Escribe un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.