Menu

América, Honduras

Las Ruinas de Copán, Honduras (Centroamérica Exprés 11)

Después de una breve visita de dos horas a Antigua para avituallarnos, salimos en el minibús hacia el siguiente destino en nuestra particular ruta maya. Fue un viaje de seis horas bastante incómodo.

En el hotel que La Unión nos había reservado en Copán nos pedían 25$ y era bastante malo, así que nos buscamos otro mejor. Después de preguntar en varios hoteles, nos alojamos en el Hotel Yaragua situado en el parque central, por el que nos pedían 60$ por noche en habitación doble y conseguimos regatear hasta sólo 30$ con aire acondicionado.

Según nos contaron el pueblo de Copán Ruinas había crecido gracias a las excavaciones.

Después de una refrescante y estimulante ducha, nuestro olfato nos llevó al Asadero Copan donde nos ofrecieron una sabrosa cena de carnes a la brasa que acompañamos con unos jugos naturales. Nos gustó tanto que cenamos los dos días que estuvimos allí y almorzamos el día que nos fuimos.

Décimo Día

Nos levantamos de buena mañana y salimos a desayunar con un sol esplendido.
IMG_0643Después fuimos por el camino, a lo largo del cual hay algunas estelas, hasta el sitio arqueológico de Copán, apenas a diez minutos del pueblo. La visita al Parque Arqueológico resulta bastante cara: $30 la entrada + $20 el guía + $7 el museo, por persona; pero no te queda otra, después de haber llegado hasta allí, no nos íbamos a quedar en la puerta.

En la entrada del Parque un guía nos ofreció sus servicios. Nos dijo que cobraba una tarifa fija por visita, independientemente de que fuera un grupo o una persona, y que solía durar dos horas y media aproximadamente. Si estabamos interesados podíamos comenzar ya, y si queríamos compartir la visita, podíamos esperarnos un poquito, para realizar la visita guiada junto con dos españolas más con las que el guía había hablado y que también estaban interesadas.

Las españolas resultaron ser una chilena y una peruana, es algo que no entiendo,  dijo que eran españolas, cuando el guía sabía cuáles eran sus nacionalidades.

Nos ocurrió lo mismo en otros lugares de Centroamérica, que personas de Colombia, Perú, Ecuador o de cualquier otro país latinoamericano, nos dijeran que eran español@s, cuando no lo eran. ¡No lo entiendo!

IMG_0687

El guía de las Ruinas

Recorrimos primero la Acrópolis con sus templos grabados con jeroglíficos y el bello Altar Q con los 16 reyes de Copán esculpidos, luego entramos en el Túnel de los Jaguares con sus tumbas y nichos, después atravesamos el Túnel Rosalila para contemplar el templo que hay bajo la estructura exterior (los mayas los construían uno encima de otro).IMG_0696

A continuación visitamos la Gran Plaza de las Estelas con sus grandes monolitos esculpidos en honor al Rey 18 Conejo, la cancha del Juego de la Pelota, y la magnífica Escalinata de los Jeroglíficos que narra toda la historia de los reyes de Copán.

Después caminamos un par de kilómetros completamente solos hasta el área de las Sepulturas bajo la lluvia no muy intensa, al poco de llegar cesó.

Cuando entramamos se nos acercó un hombre con sombrero, botas de cuero, pantalones vaqueros y con un suéter de camuflaje (vestido al estilo tejano, como en las películas) que nos empezó a explicar sobre las ruinas que teníamos en frente. Jose y yo en un principio guardábamos las distancia, no queríamos a nadie pegado a nosotros. Creo que nos ganó en el minuto dos con sus explicaciones de las ruinas que teníamos enfrente.

Sabíamos que muchos de los excavadores que estuvieron trabajando en las ruinas ahora se ganaban la vida guiando a los turistas por los recintos, aceptando propinas, y que no solían pedir. Nos contó que él había sido excavador arqueológico, y nos dijo con gran orgullo que él también era indio, aunque hubiese salido chele (de piel blanca), y que él era el único chele en su familia.

IMG_0837

La visita con él, fue lo mejor de la visita a Copán

Nos llevó hasta unas estructuras en la selva, visitamos restos de palacios, viviendas de la elite maya y la de la hechicera del poblado. Nos iba describiendo en el trayecto entre las ruinas, mientras caminabamos por los senderos entre la selva, la flora que estaba a ambos lados del camino. Nos habló sobre el modo de vida del poblado, de la vegetación que nos rodeaba y que prácticamente era la misma que la que había entonces.

IMG_0846

Las Sepulturas

Nos enseñó el árbol que utilizaban los mayas para hacer las canoas, nos explicó cómo las hacían; nos mostró las raíces aéreas del árbol con las que hacían cestas y demás utensilios; nos mostró las plantas medicinales con las que nos íbamos cruzamos por el sendero y los beneficios de cada una de ellas; y además nos explicaba cada ruina de las Sepulturas; cómo eran sus casas que ya entonces tenían puertas, las camas donde dormían, también un taller de joyas. Nos explicó que se sabía que en el pueblo habían muchos joyeros por los restos de lascas de obsidiana y otras piedras encontradas.

Me dijo que me encontraría un trocito antes de terminar la visita, y al llegar a uno de los talleres estubo escarbando en la tierra y en menos de un minuto ¡Me encontró una lasca de obsidiana de alguna talla!

Poco después se inició de nuevo la lluvia, que si cabe todavía aumentaba la mística sensación que teníamos en un lugar como aquel, sin duda uno de los momentos inolvidables de nuestro viaje. ¡Fue lo mejor de la visita de Copán! Aunque a Jose los mosquitos lo hicieron como un colador ¡Iba con pantalones cortos por la selva! Decidimos terminar la visita a las Sepulturas, si hubiésemos querido permanecer un par de horas más seguro que el extraordinario profesor, hubiese tenido enseñanzas para más de dos horas. Regresamos caminando bajo una lluvia intermitente para visitar el museo.

Deseábamos ver también los museos: el de la Escultura Maya (de 8 a 16 horas) en el mismo del Parque Arqueológico, y el de Arqueología situado en el pueblo de Copan Ruinas (aunque éste resultó estar en reformas y no pudimos entrar).

IMG_0880En el Museo de la Escultura Maya guardan las piezas originales más importantes halladas en el sitio: estelas, jeroglíficos, esculturas y otras piezas, además de una réplica a tamaño real de un templo reconstruido de Rosalila. En las ruinas éstas han sido sustituidas por sus réplicas exactas. 

Después de visitar el museo, creo que hubiésemos aprendido muchísimo más si nos hubieramos quedado con nuestro profesor, pero eso uno lo sabe después de hacerlo y nunca antes. Para nada desmerezco el museo, pero nosotros disfrutamos más de una buena explicación en el lugar donde sucedió, que en la contemplación de una magnifica pieza arqueológica en un museo.

Después de una buena ducha y de que Jose se pusiera gran cantidad de loción calmante para las picaduras, llevamos nuestra ropa sucia a la lavandería, y luego a cenar al Asador Copán donde nos recibieron con una gran sonrisa. ¡Qué amables y serviciales fueron todas las personas con las que nos cruzamos! Si Joya de Ceren nos gustó, este otro patrimonio de la Humanidad nos entusiasmó. Los dos nos dormimos muy satisfechos del día que habíamos pasado.

Opiniones:

Hotel Yaragua en Copán Ruinas, Honduras- Fue uno de los mejores hoteles en los que estuvimos. Céntrico.

 

2 comentarios

  1. Gergana

    Gracias Carmen por este post.Espero visitar un día Honduras. Tendré en cuenta todos tus consejos y experiencia en este viaje.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.