Menu

El Camino de Santiago, España, Europa

LAS ETAPAS DEL CAMINO DE SANTIAGO

Son muchas las personas que inician el camino solas, de todas las edades y lugares del mundo. ¡No hay que tener miedo de iniciarlo sol@! Hay también que tener encuentra que las etapas oficiales, son sugeridas, que hay más de un albergues durante cada etapa y si no se esta muy en forma, al principio, puede ser una buena opción terminar antes de finalizar la etapa.

Durante todo el camino habían grupos de personas caminando delante y detrás.

Los meses más concurridos son los de abril a octubre y sobre todo en el verano.

Es fácil encontrase con personas mayores (alemanes, franceses, belgas, noruegos, etc.) que parece que en cualquier momento se vayan a romper o caer, y a la que te descuidas ¡te adelantan! y se te queda una cara de….

Hay personas que cuando llegan a Santiago llevan meses caminando, conocí a un italiano que llevaba 3 meses, lo inició cerca de Venecia, cruzó Francia y parte de Italia; también a unas alemanas que lo iniciaron desde su propio país.

La gran mayoría escoge en su primera vez el Camino Francés, ya que es el más transitado y también el que más servicios tiene, aunque en invierno hay menos personas. Se suele estar acompañado en todo el camino por otros peregrin@s, son miles las personas que lo hacen todos los años y cada vez son más, es habitual cruzarse con otr@s peregrin@s de todas las nacionalidades ¡Nos cruzamos con australianos!

Sugiero que las etapas sean personalizadas: desde dónde empezar y dónde se quiere terminar; no todas las personas tenemos la misma resistencia física, para lo que algunas personas puede ser un paseo, otras terminan agotadas…. Otras personas prefieren ir sin nada preparado, cuando empiezan a sentirse algo cansadas… paran en el primer albergue que encuentran; otras personas, sin embargo prefieren ceñirse a las etapas oficiales. Lo más importante es disfrutar cada una de las etapas, no hace falta que coincidan con los tramos oficiales (preestablecidos) en los que suelen terminar la mayoría, y en verano, si no llegas pronto corres el riesgo de no tener plaza en los albergues públicos.

A mí me resultó más cómodo realizar etapas de entre 17 a 24 kilómetros, no más, porque si me canso demasiado no me compensaba. El excesivo cansancio me provoca mal humor y más dolor articular de la cuenta (nuevas agujetas). Cada un@ tiene que establecer sus límites y caminar a su propio ritmo, sin agobios. Es más, yo prefiero parar un albergue antes o después del final de etapa oficial. Están menos saturados.

Hay muy pocos tramos llanos, la gran mayoría son subidas y bajadas, salvo las etapas de la meseta.

Antes de iniciar el Camino es conveniente hacer algunas pequeñas marchas con el calzado que se vaya a utilizar y con la mochila cargada, ya que no es lo mismo caminar sin peso que caminar cargado; ir preparando al cuerpo…

Respecto al calzado, es conveniente utilizar una buena bota de montaña que ya hayas usado anteriormente, así se evitan heridas y rozaduras. Por poco tramo que realicéis, normalmente se camina más de cuatro horas y es conveniente llevar un buena y ligera mochila, y un buen calzado.

Nosotros para entrenarnos primero hicimos marchas con las botas de montaña durante varios días, luego con la mochila vacías, después de unos días con una botella de un litro de agua metida en la mochila, después con dos litros, y finalmente con una de cinco litros.

Después de los primeros cuatro días caminando, el cuerpo se suele acostumbrar y ya suelen desaparecer las agujetas. Se duerme plácidamente por las noches después de caminar una etapa.

¡Te levantas renovad@, con mucha alegría y energía!

Nuestra sugerencia es que, sí se tiene las ganas y el tiempo, disfrutéis sin prisas del paisaje y de la compañía de otr@s peregrin@s.

¡Se tiene todo el día para llegar al albergue!

¡Buen Camino!

 

NOTAS VIAJERAS:

Como en los últimos 100 Km te dan la COMPOSTELANA, estos están más concurridos, sobre todo en verano en el Camino Francés.

Si se busca compartir vivencias con muchos peregrinos, sería una buena opción dormir en en los finales de etapa oficiales.

Enlaces a los artículos relacionados:

3 comentarios

  1. Elvireta

    Totalmente de acuerdo que las etapas es bueno prepararlas según el ritmo de cada uno y la previsión que se tiene de la andadura; en el entrenamiento previo al comienzo del Camino cada uno puede medir sus fuerzas . Todo eso para no llegar tan cansado.

  2. Fran

    Mi experiencia con un par de etapas por la Sierra Calderona es que 20 km puede parecer poco pero influye mucho la carga que lleves y lo llano que sea el terreno, con lo que me parece una distancia por etapa razonable para el Camino cuando me decida a hacerlo 😉

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.