Menu

Nicaragua

Ometepe: La isla de los círculos y espirales, Nicaragua (Centroamérica Exprés 28)

Nos alejábamos del la ladera norte del Volcán Maderas, de la Finca Magdalena, e íbamos en dirección al Volcán Concepción, a la otra parte de la isla, cruzando de nuevo el estrecho istmo que separa los volcanes en dirección a las piscinas de La finca El Tilgüe que se encuentra al mismo pie del volcán Concepción para disfrutar de un refrescante baño en Ojo de Agua.

Cerca del Volcán Maderas, en la falda sur del volcán, se encuentra la Cascada natural de San Ramón, a unos 4 kilómetros de pueblo de San Ramón, a la que no pudimos ir porque la carretera hasta allí estaba muy estropeada y llena de obstáculos después de las lluvias.

La cascada de agua cristalina tiene unos 50 metros de altura. El ancho varía según la temporada, en la época de lluvias puede ser de más de 10 metros. Para subir hasta allí hay que llegar caminando, hay varios senderos por donde se puede acceder, según parece el mejor acceso es por la Estación Biológica de San Ramón, hay posibilidad de poderse alojar en la estación. Los senderos que llegan a la cascada son arbolados, y en ellos se puede observar la fauna con facilidad. El agua es envasada y etiquetada como “Agua pura del Volcán Maderas”. Aproximadamente a mitad del camino hay una planta hidroeléctrica.

Lo más probable es que si podemos volver en unos años a este paraíso, pasemos más tiempo en la Isla e intentaremos ir entre noviembre y febrero, esperando que en esa ocasión podamos ver la Cascada y el atardecer en la Punta Jesús María, que se encuentra en el extremo más al oeste de la Isla a unos 4 kilómetros de Moyogalpa, la carretera que llevaba a la lengua estaba inundada y tampoco pudimos ir.

Punta Jesús María es un estrecho de tierra que se extiende dentro del lago y que puede llegar a medir hasta un kilómetro de largo en épocas secas. También se puede nadar o acampar. Al caminar por la lengua de arena las olas salpican por ambos lados, en la época de lluvia si está cubierta se aprecia el choque de las aguas sobre la punta. Hay un restaurante.

Al poco de salir de la finca Magdalena empezó a lloviznar alternado con ratos de sol. Eddy aparcó la furgoneta en una explanada cerca de un camino y seguimos a pie sorteando el barro hasta la finca porque nos impedía el paso maquinaria de obras, pues estaban arreglando la carretera que estaba hecha un barrizal debido a las fuertes lluvias torrenciales de días antes. Después de cinco o diez minutos llegamos a la finca El Tilgüe acompañados de una suave lluvia, donde están las populares y rústicas piscinas.

IMG_2102

Petroglifo

IMG_2103

Petroglifo de la entrada

En la entrada a la Finca hay dos petroglifos que nos dieron la bienvenida, uno de un hombre y otro de una mujer, después de un pequeño sendero se llega a la piscina de aguas cristalinas, nos sorprendió que en las piscinas habían pequeños peces, el agua surgía de la montaña y vertía a la piscina, transcurría por ella y salía por una acequia con compuertas entre la densa vegetación. En la finca tienen ranchos, jardines, y se organizan excursiones para visitar los plantíos de maíz, sorgo y frijoles. También se puede recorrer un sendero para la observación de flora y fauna. Venden plantas medicinales y algún que otro recuerdo.

IMG_2115

Ojo de Agua

Cerca de las piscinas hay pequeños recintos hechos con cañas con el techo abierto donde se puede uno cambiar de ropa. Dentro de la piscina fluye un manantial llamado Ojo de Agua. El agua estaba fresquita, pero no molestaba, era refrescante, Jose y yo refrescamos nuestros cuerpos serranos junto a cinco o seis turistas más. Hay un pequeño bar cerca de la piscina, donde se puede tomar algún refresco.

IMG_2119

Serpiente coral

Pasado un rato nos fuimos a Altagracia, al nordeste del Concepción, para visitar los petroglifos de los jardines de la Iglesia de San Diego. De regreso a la furgoneta nos encontramos una serpiente coral muerta, una de las mas mortiferas.
Almorzamos cerca de la iglesia, en un bar que no es para turistas, tal y como le pedimos a Eddy: “un barecito donde vayas tu almorzar”; no queríamos algo para turistas, y allí almorzamos los tres.

IMG_2147Con la barriguita llena visitamos la iglesia y sus jardines, después concluíamos la excursión con la visita en los museos del Ceibo. IMG_2149Frente a la iglesia hay un parque, con una fuente y una reproducción de los volcanes, y al fondo el Volcán Concepción.

IMG_2040Es común la esporádica expulsión de gases o los movimientos de tierra ocasionados por El volcán Concepción (1620 m). La ascensión no es para aficionados, es uno de las más difíciles de Nicaragua. Hay que tener una buena preparación física y un buen calzado. Se requiere de de 8 a 10 horas para subir a la cumbre y bajar. En el camino hay que sortear grandes y pequeñas rocas, y el descenso es todavía peor: la lluvia y la humedad harán que las rocas estén más resbaladizas. En la falda oriental a partir de los 1200 metros de altura hay un bosque enano de paragüitas y su cumbre emana fumarolas. La vegetación es nebliselva tropical y está declarado parque protegido por la abundancia de pájaros y especies tropicales. La parte baja de las laderas está cubierta de árboles, primero se camina a través de plantaciones de bananos y plátanos, a la mitad de camino se atraviesa un denso bosque húmedo; luego, la vegetación se hace menos densa y menos alta en la cima.

Cuando llegamos a los museos los habían cerrado, ¡Ya eran las 17: 30 pasadas! Eddy habló con una de las chicas que nos cruzamos por el camino que trabajaba en el museo para que pudiéramos verlo a las 8 de la mañana del día siguiente, ya que ya no quedaba nadie y no tenía la llave; hicieron un par de llamadas y todo arreglado…

Eddy nos dejó en el hotel al atardecer, casi tuvimos el tiempo justo de darnos una ducha, revisamos el correo, y se nos hizo hora de cenar. Nos acostamos pronto ya que estábamos rendidos y al día siguiente teníamos que madrugar para poder visitar los museos e irnos pronto para estar antes de las 14 en Managua.

Fue un día increíble, las diez horas que pasamos visitando Ometepe con Eddy fueron inolvidables.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.