Menu

África, Marruecos

Los Jardines de la Menara, Marrakech

Marrakech es una de las Ciudades Imperiales, en la visita al país, de hecho da el nombre a Marruecos. Contrariamente a lo que se pueda creer no es la capital de Marruecos, que es Rabat, aunque si fue la capital durante un periodo de tiempo, después vino su decadencia…. y más tarde como Ave Fénix a resurgido siendo una de las ciudades más visitadas del Magreb (El Poniente, la parte más occidental del Mundo Árabe).

Nos recogieron del Hotel Alma, a la hora prevista en un todo-terreno. La mañana la íbamos a pasar con un guía contratado con el paquete de la agencia. ¡Estaba expectante, tenia curiosidad por descubrir la ciudad que ha enamorado a intelectuales, artistas y vividores famosos! Aunque no tenía unas grandes expectativas, porque sabía que no hay muchos monumentos o ruinas arqueológicas de visitar, sabía que lo que enamora de Marrakech es su exotismo, que te transporta a otra época en el tiempo. También sabía que no podríamos visitar ninguna mezquita, por estar vetadas para los no musulmanes.

Nuestra primera visita en Marrakech fue a los Jardines de la Menara, en la Avenue de la Menara, que está abierta de sábados a jueves de 8:00 a 18:00 y con entrada gratuita.Paseo hacia los Jardines de la MenaraTodas las guías recomiendan su visita.

Se va por una zona peatonal. A ambos lados del paseo hay huertos de olivos, naranjos y palmeras, junto con puestos donde se venden objetos turísticos. Tras recorrer la zona peatonal, a mano derecha está la famosa piscina o estanque, donde hacerse la foto turística y así inmortalizar el momento de nuestro paso por allí….

Dicen que lo bonito es ver el reflejo en el agua transparente del pabellón de la Menara con los Montes Atlas nevados al fondo, contrastado con el verdor de las palmeras.El estanque de los Jardines de la Menara

Vista de la Koutoibia desde los Jardines de la Menara

En los jardines de la Menara y la Koutoubia al fondo

El agua de la piscinas estaba muy turbia, no se aprecia en la foto, y tampoco se veía el Atlas, debido a la suspensión de la arena en la atmósfera, porque en Agosto son muy comunes las tormentas de arena. 

Los mejores meses para la visita son de Noviembre a Mayo al atardecer, el resto del año la montañas están ocultas por las nubes de polvo en suspensión.

 

NOTAS VIAJERAS

El mejor momento del día para su visita, sobre todo en verano, es a primera o a última hora del día.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.