Menu

América, Nicaragua

Dirección a la Isla de Ometepe (Centroamérica Exprés 26)

El taxi nos llevó hasta el puerto de San Jorge en el departamento de Rivas, nos dió la sensación de ser lugares muy agradables. Pasamos cerca de la catedral de Rivas y nos pareció muy bonita. Si tenemos la posibilidad de volver, pasaremos un tiempo en Rivas, lo poco que vimos nos gustó.

Ometepe con sus 276 kilómetros cuadrados es la mayor isla del mundo dentro de un lago de agua dulce. Está formada por dos volcanes cónicos: el Maderas y el Concepción, unidos por un pequeño istmo por el que transcurre el único rio de la isla: el Buen Suceso.

La isla se divide en dos municipios: Altagracia y Moyogalpa, unidas por una carretera, la única. Da la sensación de que las personas de la isla tienen un carácter endurecido y amigable al mismo tiempo, el característico de los pueblos que tiene la tradición agrícola muy arraigada y donde casi todos se conocen.

En sus fértiles suelos volcánicos  se cultiva café, arroz, tabaco, bananos y otros productos hortícolas. Me sentí como en casa, pues pertenezco también a un pueblo que aún conserva una fuerte tradición agrícola. Amo la naturaleza y tengo el privilegio de ser hija y nieta de agricultores.

Al poco de llegar al puerto salió un barco hacia la isla, no sin antes pagar la tasa de acceso al puerto. Nos subimos en la parte de arriba del barco para disfrutar de la brisa y ver la arribada a la isla, y allí permanecimos hasta que atracó el barco en el puerto de Moyogalpa. IMG_1958Como íbamos tan cargados nos esperamos a salir los últimos, para no molestar. Llevábamos nuestros respectivos equipajes: las cámaras, las mochilas al hombro, y en las manos la bolsas con las botas, el agua, las gafas de buceo, las aletas, en fin: como dos caracoles moros….

Un poco antes de la arribada, escuchamos ¡Dos “cheles”! y ¡Un pelotón de guías nos estaban ya esperando! La puerta de salida era muy estrecha y había un escalón altísimo para llegar al suelo del puerto, de repente aparecieron una veintena de manos de un motón de persona agolpadas alrededor de la puerta gritando todas a la vez.

Respiré hondo, y alargué mis brazos cargados con tres bolsas y casi me sacaron en volandas, volé unos segundos, después aterricé en el suelo, y allí estaban todas aquellas personas hablándome a la vez. No entendía nada…

Cuando desperté de mi shock comprendí que estaban ofreciendo sus servicios como taxistas. A Jose le rodeaban cuatro o cinco personas y otras tantas a mí también. Desde un primer momento me cayó bien uno de ellos: Eddy. No entendía lo que me decían, se me mezclaban las voces de unos con otros, Jose ya se había decantado por otro taxista, pero al final lo hablamos y decidimos que Eddy nos llevaría a nuestro hotel en Charco Verde y, cuando dejamos clara nuestra elección los demás conductores nos dejaron en paz.

IMG_02169

Eddy Hernández Aguirrez (Guía bilingüe)

Nuestro transporte era una vieja furgoneta, Jose y yo nos miramos con una mirada cómplice acompañada de una sonrisa: de todos los “taxis” era la furgoneta más vieja. En ese instante supimos paradójicamente que habíamos hecho una buena elección. Efectivamente, el tiempo que estuvimos con él nos lo confirmó: de hecho ha sido el mejor guía que hemos tenido en todo el viaje con mucha diferencia.

La Reserva Natural de Charco Verde donde nos alojamos, está al sur del volcán Concepción (1620 m.) y se encuentra a 11 kilómetros de Moyogalpa (el puerto); está en un cerro del mismo nombre con una laguna separada del lago por pocos metros de tierra y con una amplia variedad de fauna y flora. Una parte de la laguna está cubierta por manglares y dan un ambiente misterioso. El resto está poblado por abundante vegetación y enormes árboles frutales, como nísperos que producen frutos tan grandes como un melón.

IMG_1992

Mono aullador comiendo

En invierno, el nivel del lago sube y sus aguas desbordan y se mezclan con las de la laguna. En este Parque se pueden hacer diversas actividades, como pasear a caballo, senderismo, alquilar un kayak para pasear por el lago o la laguna, bañarse, o simplemente tomar el sol en la playa.

Cuando llegamos al hotel pactamos una excursión para el día siguiente con Eddy. Después de una buena ducha y almorzar nos dimos una vuelta por un sendero de la reserva con una densa vegetación. IMG_1985Vimos una familia de monos aulladores que nos observaban curiosos, a un buitre, nidos de termitas, mariposas, y muchos insectos de los cuales no conocemos su nombre.

IMG_1969

Nido de termitas

También oímos los trinos de muchos pájaros que no pudimos ver, y el ruido de las pisadas de algún que otro animal que huía al detectar nuestra presencia.

Cuando empezó a oscurecer regresamos a cenar, y ¡sorpresa para todos los allí presentes! Enroscada entre las maderas del techo de la pérgola del restaurante había una boa, y bastante grande. Cenamos en una mesa lejos de la boa…

Después de cenar nos fuimos a dormir. La verdad es que había sido un día muy largo y lleno de emociones, si entendemos que el día empieza a las 00 h. con el desove de las tortugas, y continuando por nuestro primer paseo por la mágica, enigmática y hermosa Isla de Ometepe.

 

 

Hotel y IMG_1964Restaurante Charco Verde

Esta ubicado en un lugar paradisíaco, Parque Natural Charco Verde a orillas del lago.  Excelente lugar, trato y servicio. Se le llama La Laguna verde, debido al color de sus aguas verdosas, causado por la abundante vegetación a orillas de la laguna, además del alto contenido de algas en sus aguas. Tiene una extensión de unas tres hectáreas, las cuales viven abundantes especies acuáticas y aves locales y migratorias; es por ello que, el área esta protegida. La reserva ecológica Charco Verde, además de ser rica en flora y fauna, también es muy popular por sus leyendas muy conocidas por los lugareños.

NOTAS:

Eddy Hernández Aguirrez (Guía bilingüe) eddy_hernandez_a@yahoo.es y también ometepedy@yahoo.es celular : (505) 86598979

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.