Menu

África, Marruecos

El desierto negro y el mar fosilizado

Ese día íbamos a dormir en las duna de Merzouga y de camino pasaríamos por el desierto negro;  me llevé una gran alegría pues no sabía que estaba en el programa. Conocía que existía del desierto negro en Egipto, pero no tenía ni idea que también había un desierto negro en Marruecos.

El palmeral y las grandes dunas de Merzouga detrás

El palmeral y las grandes dunas de Merzouga detrás.

Íbamos dirección a Merzouga desde Zagora, donde pasaríamos las dos próximas noches en el desierto. Empezamos la mañana pasando por uno de los pozos de Zagora, después vimos más de un pequeño oasis con su huerta, y entre unos y otros pasamos por junto al desierto negro, y finalmente el palmeral dió paso al desierto del Sahara, a las dunas de Merzouga.

El pozo

El pozo.

En el pozo de agua había una mujer agachada en el suelo lavando la ropa, y a su lado una carretilla llena de garrafas de agua. Otras mujeres se marchaban en burritos cargados con los recipientes llenos de agua; era evidente que no vivían cerca del pozo, y lo necesaria que es el agua.

Después pasamos por una parcela donde habían huertas y algunos hombres trabajándola. Por lo que he leído, el agua necesaria para la huerta se extrae últimamente con motor de manera masiva, y esto está empezando a ocasionar muchos problemas.

Balsa de una khettara y personas trabajando el campo al fondo

Balsa de una khettara y personas trabajando el campo al fondo.

En la imagen de la derecha se puede ver la balsa de regulación a la salida de una khettara (un pozo). Las huertas se intercalan con el desierto negro y nuevamente con pequeños oasis de palmeras.

Tras el palmeral el desierto negro.

Tras el palmeral el desierto negro.

El desierto negro

Cuando el palmeral dio paso al desierto y el suelo se volvió negro, creció mi expectación. 

Y cuando por fin bajé del coche, el desierto negro… ¡no era lo esperaba! Sinceramente me esperaba arena negra y no un pedregal… Me decepcionó un poco la verdad cuando vi lo que era el desierto negro.

El equipo de La Bitácora en el desierto negro

El equipo de La Bitácora en el desierto negro.

Esperaba dunas de arena negra y no entendí muy bien porqué se le llamaba a aquello desierto negro, después nuevamente caí en la cuenta de que la gran mayoría de desiertos no son de fina arena, éstos son la excepción, sino que son de tierra o piedras y este era de piedra negra, posiblemente volcánica. 

En el desierto negro

En el desierto negro.

El desierto negro es más abundante de lo que esperaba, se entrelaza con pequeños oasis y grandes extensiones de palmeras. El paisaje iba cambiando conforme avanzábamos, los terrenos de arena pasaban a ser desierto negro y se intercalaban con pequeñas huertas y grandes extensiones de palmeras, hasta llegar a Merzouga y sus enormes dunas.

Un pastor con sus corderos.

Un pastor con sus corderos.

Me llamó la atención que había arena entre las piedras negras, el contraste me pareció muy bonito. Al preguntarle a Rachid me dijo que la arena era traída por el viento de las tormentas de arena. Nosotros vivimos en la Comunidad Valenciana y me acordé de que en más de una ocasión la lluvia venía con arena del desierto y aquello esta más cerca.

Mujeres marroquíes

Mujeres marroquíes.

Paramos a comer en el restaurante-kasbah Meteorites, con piscina y tienda de recuerdos. (enlace aquí)

Paramos a comer en un restaurante kasbah Meteorites con piscina y tienda de recuerdos

Paramos a comer en un restaurante-kasbah Meteorites.

En Merzouga camino al campamento para pasar la noche en las dunas.

En Merzouga camino al campamento para pasar la noche en las dunas.

Por cierto Jose y Edgar se compraron unos pañuelos, Jose de color azul para cuando fuéramos al desierto. Al día siguiente los super-pañuelos se los puso Rachid en sus cabezas como si fueran tuarejs antes de subirnos a los dromedarios para pasar la noche en las dunas, y después de llegar al campamento y quitarselo… Jose parecía Papa Pitufo ¡Su cabeza se había teñido de azul! ¡Menos mal que nos dijeron que los pañuelos eran de calidad y no desteñían…! Pero esto forma parte del siguiente capítulo.

En nuestro camino hicimos una nueva parada por una carretera que no estaba asfaltada, y al poco de bajar del coche en otro trozo de desierto negro, Rachid, nuestro acompañante dijo: ¡Carmen ven a ver!

En el desierto negro buscando piedras suelta donde hubiesen fósiles.

En el desierto negro buscando piedras sueltas con fósiles.

Con curiosidad me acerque a él y lo que menos imaginaba es lo que estaba allí, en el desierto negro: ¡Los restos de un mar fosilizado!

Fue una grata sorpresa que no estaba programada y desde luego un bonito regalo que nos hicieron al llevarnos hasta allí.

El mar fosilizado

El mar fosilizado.

EL MAR FOSILIZADO

Cuando se moja con agua, se aprecia claramente.

Al mojar el fósil con agua, se aprecia claramente.

A tan solo unos 13 km de Erfoud, en dirección Merzouga, se encuentra un mar fosilizado de la era primaria, es uno de los principales yacimientos de fósiles donde se pueden observar semi-enterrados en la arena los ammonites, crinoideos, nautiloides, orthoceras, trilobites, cangrejos, arañas, escorpiones, etc. los restos de lo que un día fue un mar.

Rachid nos contó que las mejores piezas estaban en la frontera con Argelia.

UNA PEQUEÑA CLASE DE CIENCIAS

Fósil del desierto

Fósil del desierto.

Un organismo se fosiliza cuando queda enterrado herméticamente antes de su descomposición, cubierto por los sedimentos que impiden que quede expuesto a la descomposición por las bacterias, otros animales, el viento, la lluvia, etc.

Las partes blandas se van rellenando con los sedimentos, y con el paso del tiempo queda mineralizado. ¡Se convierte en piedra!

Tienda de fósiles de Edfoud

Tienda de fósiles de Erfoud.

Nosotros pasamos por uno de los talleres-tienda, donde pulen el mármol con incrustaciones de fósiles, y donde se ve como trabajan y dan formas a todo tipo de objetos, desde adornos, cajitas, platos, etc. y hasta grandes mesas y lavabos enteros.

Señor cortando con la sierra eléctrica.

Operario con la sierra eléctrica.

Señor haciendo lavabo.

Fabricando un lavabo con chancletas.

Primero nos hicieron pasar por el taller para ver como trabajan, explicándonos en español las técnicas de pulido y tallado de las piezas grandes de mármol con fósiles.

Señor puliendo, eso si con un solo guante.

Trabajador puliendo, eso sí, con un sólo guante.

Si hubiese pasado por allí una inspección de trabajo se hubiesen llevado las manos a la cabeza por la falta de medidas de seguridad… Todos sin excepción con chancletas.

Después pasamos por la tienda y compramos recuerdos para la familia y amigos.

Los precios son de turista… vamos que en España en las ferias medievales, navideñas y demás, se pueden comprar al mismo precio o incluso más barato, eso sí, en la feria ya no es un recuerdo comprado en Marruecos.

El palmeral y desierto

El palmeral y desierto.

CONCLUSIONES DEL DÍA

A los turistas siempre nos cobran mucho más por todo… por la comida, por los recuerdos, e incluso por los servicios, pero bueno es lo que hay… aun así suele ser barato para los occidentales. Hay que regatear siempre, aunque ponga etiqueta de precio, suelen estar muy inflados.

 

Deseo haberte hecho viajar por el enigmático Marruecos y que hayas pasado un ratito agradable de lectura.

Si quieres hacer algún comentario o aportación, será bienvenido.

¡Gracias y felices viajes!

 

NOTAS VIAJERAS

  • En el restaurante-kasbah Meteorites con piscina y tienda de recuerdos, dónde paramos a comer, la comida nos gustó bastante. (enlace aquí)
  • Son muchas las tiendas o puestos donde venden fósiles, algunos son falsificaciones, sobretodo en las tiendas para turistas. Buscando un poco de información encontré este interesante articulo para detectar las falsificaciones de fósiles y no nos la peguen: (pinchar aquí).
  • Erfoud, en el valle del río Ziz, es otra ciudad nueva o administrativa que hicieron los franceses durante el protectorado, y que tiene un animado mercado. En Octubre se celebra el Festival de los Dátiles, Erfoud es un buen lugar para contratar una excursión a la dunas de Merzouga o al oasis de Tafilalet, a 80 km.
  • Muy cerca de Erfoud hay un par de ksour (fortalezas).

 

MAPA INTERACTIVO

 

SUSCRIPCIÓN

Suscríbete a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas...



Escribe un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.