Menu

América, Guatemala

De Chichicastenango al Lago Atitlán, Guatemala (Centroamérica Exprés 17)

Llegamos sobre las 16 horas a Panajachel, después de acordar el trayecto con el autobús turístico a Antigua para el día siguiente, buscamos una lavandería donde nos lavasen la ropa (en Copán no nos lavaron la ropa, y en Tikal lo que lavamos a mano no se terminó de secar). En temporada de lluvias es complicado tener la ropa seca, y a esas alturas sólo teníamos una muda limpia, y lo puesto.

IMG_1410Finalmente nos fuimos al puerto donde almorzamos en un pequeño bar mientras esperábamos la salida de la barca que nos transportara a Santa Cruz de la Laguna, y de paso nos resguardábamos de la lluvia.

Fue complicado para mi el subir a la barca con mi super-mochila y teniendo encuenta que soy patosilla, algo grande, y además estaba un poco coja ¡Me ayudaron a incorporarme en el asiento más de media docenas de personas que se tuvieron que recolocar a nuestra llegada! Lo tuvieron mal conmigo y mi falta de equilibrio.

La nuestra era la primera parada y fue otra odisea la bajada a tierra firme, pero bueno ¡Una no es perfecta!

El alojamiento en en el  Arca de Noé era en pequeños bungalows, un lugar perfecto para descasar en un sitio privilegiado.

Lo que nos pareció curioso es que el cuarto de la ducha era común, y no tenía cristales ni IMG_1393mosquiteras en las ventanas. Las vistas eran al jardín y al fondo el lago; y nos duchamos junto con algún saltamontes y más bichitos del jardín, eso sí, no habían cucarachas.

Tuvimos el tiempo justo de acomodarnos y darnos una ducha rápida, y pronto se nos hizo la hora de cenar: un delicioso y exquisito menú de degustación preparado por la misma propietaria del hotel ecológico.

La cena fue muy agradable, a la luz de las velas, junto con la compañía de un alemán que estaba también allí alojado.

Decimosexto día

Se nos pegaron las sábanas, era de esperar pues los últimos días fueron duros…. ¡Aun hoy me pregunto de dónde sacamos las fuerzas! Lo extraño fue que nos pudimos levantar y seguir con nuestro itinerario…

Echando un poco la vita atrás, hace apenas cinco días en Honduras despedimos Copan con una fuerte indisposición, aquel mismo día viajamos más de ocho horasA esto hay que sumarle que al día siguiente madrugamos mucho en Tikal, y además subimos a todas las pirámides que lo permitían durante dos días, ¡no nos dejamos ninguna! El día  de ayer viajamos desde Santa Elena a Ciudad de Guatemala en un autobús nocturno en el que dormimos muy poco, después, el trayecto con el chicken-bus a Chichicastenango, para finalizar la mañana en el mercado de Chichicastenango; después el trayecto a Panajachel en el bus turístico (el famoso “inter-mortal”), y para terminar con el trayecto por la tarde en lancha hasta Santa Elena.

Después de desayunar en la terraza disfrutando del jardín y acompañados por el alemán, vimos como los pájaros revoloteaban y sorbían la miel de algunas flores. Nos despedimos del compañero germano con el que estuvimos hablando hasta altas horas después de cenar. Y de nuevo en lancha hasta Panajachel para dejar nuestro equipaje en la agencia desde donde salía nuestro transporte hasta La Antigua.

El plan era dar después una vuelta por alguno de los pintorescos pueblos del lago Atitlán, ¡Fue imposible! Después de dejar el equipaje y al poco de pisar el puerto, se nos acercaron personas que “conocían a otras” que nos darían una vuelta por el lago. Nos llegaron a pedir 120 $ por una hora y media por el lago acercándonos a algún pueblo, para después rebajarlo hasta 80 $. Nos agobiamos tanto que nos alejamos del puerto para pasear.

Más tarde volvimos al puerto, y reapareció de nuevo el insistente vendedor del billete para la vuelta por el lago. A este primero se le juntaron cuatro más, después nos ofrecieron múltiples souvenirs, y el paseo se convirtió en una pesadilla: cuando se iba un vendedor de algo aparecía otro más insistente que el anterior; incluso nos llegaron a ofrecer artesanía china que intentaban vender como guatemalteca, nos fue imposible incluso sentarnos en algún banco del paseo para disfrutar del paisaje del lago.

Después, al leer un cartel, nos enteramos de que el viaje en lancha desde el embarcadero de la playa pública hasta el pueblo al que deseábamos ir costaba sólo 12 $, pero la lástima fue que ya era demasiado tarde para poder ir.

Durante el viaje, en algunas tiendas habíamos visto camisetas que hacían referencia a “no quiero comprar nada”, “tengo de todo” y algunas con palabrotas incluidas… ¡Ahora sabíamos el por qué! Literalmente es acoso al turista y si te enfadas, lo empeoras, por que lo pasas peor.

Cuando no pudimos más, con tanto acoso decidimos ir a almorzar, pero aquello aun fue peor: se nos acercaron seis camareros de diferentes restaurantes hablándonos todos a la vez, para que nos paráramos a ver los carteles de los menús de cada uno de sus restaurantes.

Entonces el cómodo de Jose dijo: “elije tu cariño” y se hechó un paso atrás dejándome a mí sola con todos, ahora a él lo dejaron tranquilo y los seis se dirigieron hacia mí, es más, él disfrutaba viendo como me desenvolvía con todos; finalmente elegí a la única camarera, y creo que la elección fue muy buena. La comida de Chichoy nos gustó muchísimo y resultó económica.

Después de comer paseamos más tranquilos para hacer tiempo hasta la hora de irnos. Habían la cuarta parte de vendedores callejeros, daba la sensación de que sólo estuvieran por las mañanas y de que se fueran antes de las lluvias de la tarde. Cuando se hizo la hora nos fuimos del lago Atitlán con el incomodo “inter-mortal”.
Muy importante: llevar ropa de secado rápido y transpirable, hoy en día es fácil encontrarla en cualquier tienda de deportes o senderismo.

Alojamiento El Arca de Noé: Cabaña en Santa Cruz La Laguna Hotel ecológico, es rústico, pero limpio y cómodo. Si se desea relajarse, es el lugar ideal. Está ubicado al norte del Lago, tiene un enorme jardín de más de 100 metros en orilla del lago. Santa Cruz es sólo accesible por barco. Al bajar en su puerto, el establecimiento se encuentra mirando hacia arriba. No utilizan suministro eléctrico, utilizan lámparas alimentadas por placas solares. El hotel dispone de diez habitaciones, cinco con baño privado, y tres bungalows.

Chichoy : Comida Autóctona en Panajachel, buenísima, a muy buen precio, con vistas al lago, y además un excelente trato.

NOTA: Desgraciadamente el “acoso y derribo al turista” es muy fuerte por los vendedores. Hay que ir muy concienciado de ello y con toneladas de paciencia ante los múltiples vendedores incesantes y acosadores con la venta de un sinfín de productos con los precios inflados, que luego van rebajando a menos de la mitad en un incesante regateo.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.