Menu

América, Panamá

Archipiélago de Bocas de Toro, Panamá (Centroamérica Exprés 3)

Hacía todavía mejor tiempo que el día anterior, Fran nos dijo que primero nos llevaría al destino más lejano, a la Isla Pájaro, que seguro nos gustaría mucho porque según el era de lo más importante el archipiélago. ¡Vaya si tenía razón!

Salimos a primera hora de la mañana, con la advertencia sarcástica del gerente del Hotel Caribbean de que Isla Pájaro estaba muy lejos, y que si estábamos seguros de ir tan lejos con la lancha tan chiquita de Fran, que sería mejor una más grande para ir por mar abierto, pero que bueno… si nosotros estábamos seguros… es muy chiquita la barca, no como la de mi hijo… pues nada… que pasen un buen día… Las presiones y advertencias del gerente del Hotel Caribbean eran así, con tono suave y sutil, de esas que te crean mucho malestar sin darte apenas casi cuenta de ello. Otra de las perlas fue que me quiso vender un mapa de Bocas de Toro por 3 $. ¡Ese mismo mapa me lo regalaron en una empresa de taxis acuáticos en Bocas de Toro!

¡No consiguió fastidiarnos el día si era lo que pretendía, seguimos con nuestros planes! Si fuera hoy le contestaría con sarcasmo y sonrisa incluida y además sin remordimientos, e incluso me cambiaría de hotel como hizo una pareja que sólo pasó una noche.

Fran apareció con uno de sus hijos y un nieto. Nos preguntó si nos importaba que nos acompañaran, y nos comentó que los niños nunca habían ido a la playa (?): nos dejamos tomar el pelo…

IMG_9601

Isla Pájaro

¡Sólo por ver Isla Pájaro mereció la pena ir a Bocas de Toro!

Isla Pájaro es una maravilla de la naturaleza que nos dejó impresionados. Es una mole rocosa en medio del mar cubierta de vegetación en la que anidan exóticas aves. Casi se me saltan las lágrimas al contemplar aquello ¡Nunca imaginé que podría ver un paraíso como aquel! Fue extraordinario. Los islotes están llenos de agujeros donde anidan las aves.

IMG_9716

Boca de Drago

IMG_9784

Boca de Drago

Luego, nos llevó a Boca de Drago, donde hicimos snorkel. Después de la Gran Barrera de Australia, la segunda Gran Barrera es la Centroamericana. Las dos horas que pasamos allí  me parecieron cinco minutos.

IMG_9811

Playa Estrella

Después visitamos la famosa Playa Estrella donde nadamos sobre sus grandes estrellas de mar al alcance de la mano. Para terminar el tour fuimos hasta el lujoso lodge Punta Caracol emplazado sobre las aguas turquesa de una espectacular y exclusiva playa, donde almorzamos una fuente (muy cumplida) de salteado de marisco fresco para los dos, dos jugos, patatas fritas y café.

IMG_9842

Punta Caracol

Después estuvimos buceando entre los manglares y los arrecifes coralinos. El manglar sirve de refugio para miles de pececillos.

IMG_500

Pececillos nadando

Hay pocos lugares en el mundo como este, en la gran mayoría de manglares las aguas son turbias. Estaba entusiasmada con la idea, haba visto algún documental que hablaba de ello. ¡Y ahora iba nadar por un manglar de agua transparente! Eso fue la guinda de las excursiones en Bocas de Toro.

IMG_0083Por la tarde, tras regresar a Bastimentos, subimos anocheciendo la colina que hay tras el pueblo a través de un impresionante bosque primario hasta una casa en medio de la selva donde vive una pareja que vendía chocolate de fabricación propia y otros productos naturales como jabones.

Se nos hizo allí de noche tomando dos jugos y tuvimos que regresar con una linterna entre los ruidos de la selva y algunos ojillos rojos que nos seguían durante un rato, como estaba tan oscuro, nos perdimos y nos costó un rato volver a encontrar la senda, lo que me pareció una eternidad… ¡Estaba cagada de miedo!

Ya más tranquila, como en las noches anteriores cenamos en el restaurante Roots, en su terraza de madera y cañizo sobre la orilla del mar, acompañados con una suave música regüe, y después estuvimos charlando un buen rato con la encantadora dueña panameña y le agradecimos su trato y su interesante conversación.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.