Menu

Asia, Turquía

Capadocia: la ruta del mundo mágico

Me levanté con algo de expectación sobre cómo iban a transcurrir las excursiones de la mañana por la Capadocia, después del mal rollo que había desde la última hora del viernes que casi nos amargó el espectáculo nocturno del sábado. Todo porque un pequeño grupo del autobús contrató por su cuenta la subida en globo 30 € más barata por persona. Nuestro guía Carlos se las arregló para que no pudieran realizar la excursión. La agencia que contrataron les devolvió el dinero, les pidió disculpas y se quedaron sin excursión. Esto provocó mucho malestar entre todos, unos porque se sintieron estafados, otros por el sabotaje que les hizo el guía.

Caravasar 1249 Saruhan

La placa de la entrada del caravasar 1249 Saruhan, en Capadocia.

La placa de la entrada del caravasar 1249 Saruhan, en Capadocia.

 Caravasar, 1249 Saruhan, en Capadocia

Caravasar, 1249 Saruhan, en Capadocia.

A primera hora visitamos el turístico Caravasar 1249 Saruhan (en turco kervansaray 1249 Saruhan). Un caravasar es una antigua posada donde descansaban las caravanas de comerciantes de la ruta de la seda, peregrinos, viajeros y sus animales. La explicación del guía fue muy escueta, ya no éramos sus “amores”, hora éramos “señoras y señores”, no habían explicaciones, solo presentaron del lugar…

Los caravasares son una especie de palacio, fortaleza donde descansaban seguros los comerciantes de la ruta de la seda. La puerta de entrada adornada, y es muy alta para poder permitir el paso de camellos, dromedarios, etc. Tienen un gran patio central con una fuente, rodeado de habitaciones o cuartos techados alrededor del patio central, en muchas de ellas, se podían comprar víveres e incluso vender las mercancías. 

Los caravasares turcos tienen una arquitectura selyúcida. Se crearon y se situaron en la ruta de la seda, entre las ciudades de Kayseri y Konya.

Habitación del caravasar, 1249 Saruhan de Capadocia.

Habitación del caravasar, 1249 Saruhan de Capadocia.

Gracias a la riqueza que se generó en la ruta de la Seda, nacieron o crecieron muchos pueblos alrededor de los caravasares, y algunos de ellos tomaron prestado en nombre de los caravasares. Como nota curiosa, en los caravasares los funcionarios de los gobiernos cobraban impuestos por la importación de productos, y además tasas de paso, tanto a las personas como a los animales que transportaban las cargas.

Valle de las Chimeneas de las Hadas, Capadocia.

Valle de las Chimeneas de las Hadas en Capadocia.

Valle de las Chimeneas de las Hadas en Capadocia.

Valle de las Chimeneas de las Hadas, Jose entrando a una de las casas.

Valle de las Chimeneas de las Hadas, Jose entrando a una de las casas.

Después nos desplazamos hasta el maravilloso Valle de las Chimeneas de las Hadas; las fotos hablan por sí solas…

Esta visita suele ser la guinda del viaje, se encuentra en el Valle de Görome, cerca de Üçhisar.

Las formas que tienen las chimeneas se deben a la erosión. El origen del valle es volcánico, y la parte superior de las chimeneas es de basalto y arenisca, que se erosiona mucho más que la parte del cuerpo de la chimenea. El Valle de las Hadas está vivo, las formaciones nacen gracias a la lluvia y el viento y también mueren muchas de las “setas” una vez pierden el sombrerito por la erosión.

A media mañana nos dirigimos hasta un mirador del valle, donde cómo no, habían tiendas de regalos y una cafetería. Allí tomamos un sabroso café turco, finalizado el tiempo nos fuimos a comer. Y por último, al aeropuerto de Capadocia de vuelta a casa.

 

Siempre son agradables y bienvenidos los comentarios, o las aportaciones de otr@s viajer@s en este mi modesto blog, gracias por tu tiempo, espero haberte hecho pasar un rato agradable.

¡Felices viajes!

 

NOTAS VIAJERAS

Se paga entrada para poder visitar el parque.

Una vez en casa descubrimos, tal y como había leído en una guía sobre Turquía, que todas las entradas que nos dió Carlos estaban caducadas, según la guía podrían ser entradas compradas por turistas que depositaron en las papeleras antes de irse, suponemos que aprovechadas por los taquilleros con colaboración por los guías… En fin, fuese como fuese, las entradas llevaban meses caducadas. Las únicas entradas que tenemos con la fecha correcta fueron las que compramos nosotros mismos en Estambul.

 

MAPA INTERACTIVO

 

SUSCRIPCIÓN

Suscríbete a La Bitácora y recibe un aviso cuando publiquemos nuevas entradas...



 

Escribe un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.